Distribuidor autorizado de:

Pérdida de la audición

Aquí encontrará información sobre la salud auditiva y la pérdida de audición. Nuestro objetivo es informarle sobre la pérdida de la audición, cómo evitarla si aún es posible y ayudarlo a determinar si usted o un ser querido podrían estar mostrando síntomas sin darse cuenta. Incluso si ha perdido algo de audición, tenemos muchas soluciones auditivas que pueden ayudar a restaurar los bellos sonidos de la vida. Comience ahora en el camino hacia la salud auditiva.

¿Cómo escuchamos?

¿Cómo escuchamos el sonido? Aquí hay una descripción general rápida de cómo funcionan nuestros oídos:

Oído externo

Conocida como la pabellón auditivo o aurícula, esta porción visible de la oreja recoge los sonidos del entorno y los envía al canal auditivo.

Oído medio

La vibración de la membrana timpánica (tímpano) transmite sonido al oído interno a través de tres huesos pequeños (martillo, yunque y estribo) que llevan el sonido al oído interno.

Oído interno

Compuesto de dos partes principales: la cóclea, un sistema de células ciliadas complejas (células sensoriales) y el sistema vestibular que envía el sonido al cerebro para su procesamiento final.

Tipos de pérdida de audición

Pérdida auditiva de conducción

Ocurre cuando el sonido no viaja con facilidad por el canal externo del oído hasta el tímpano y los huesecillos (osículos) del oído medio. Con la pérdida auditiva de conducción los sonidos suenan apagados y es menos fácil oír. Este tipo de pérdida de audición se puede corregir mediante intervención médica o quirúrgica. Algunas posibles causas de la pérdida auditiva de conducción son:

  • Fluido en el oído medio debido a resfriados o alergias
  • Infecciones del oído (otitis media)
  • Mal funcionamiento de la trompa de Eustaquio
  • Perforación en el tímpano
  • Exceso de cera en el oído (cerumen)
  • Oído de nadador (otitis externa)
  • Objeto alojado en el canal auditivo
  • Malformación del oído externo, el canal auditivo o el oído medio

Pérdida auditiva neurosensorial

Ocurre cuando hay daño al oído interno (cóclea) o a los conductos de los nervios entre el oído interno y el cerebro. La mayoría de las veces, no es posible reparar mediante intervención médica ni quirúrgica la pérdida auditiva neurosensorial. Este es el tipo más común de pérdida permanente de audición. La pérdida auditiva neurosensorial reduce la capacidad de oír sonidos tenues. Incluso cuando se habla a suficiente volumen, puede no sonar claro o sonar apagado. Algunas causas posibles de este tipo de pérdida de audición son:

  • Medicamentos tóxicos para la audición
  • Pérdida de audición en la familia (genética o hereditaria)
  • La edad
  • Lesiones en la cabeza
  • Malformación del oído interno
  • Exposición a ruidos fuertes

Pérdida auditiva mixta

Se da cuando la pérdida auditiva de conducción ocurre de manera simultánea a la pérdida auditiva neurosensorial. En otras palabras, puede haber daño al oído externo o medio, así como al oído interno (cóclea) o al nervio auditivo.

Signos de pérdida de audición

Los signos de pérdida de audición pueden tardar años en desarrollarse o pueden aparecer muy repentinamente. De cualquier manera, pueden hacer que la vida cotidiana sea más difícil. Si responde sí a cualquiera de las preguntas a continuación, podría exhibir síntomas de pérdida auditiva.